Comienza a escribir para ver los productos que buscas
  • Menu Menu
  • Categorías Categorías

Carrito de compras

Cerrar
menu
close
Comienza a escribir para ver los productos que buscas

Ideas para compartir Ideas para compartir

Ideas para compartir Ideas para compartir

Cómo sobrevivir el día de lavandería en casa: trucos y consejos de organización Cómo sobrevivir el día de lavandería en casa: trucos y consejos de organización

Un día de lavandería puede ser abrumador si dejas que la ropa sucia se acumule. Afortunadamente, en estos días existen mejores máquinas y productos de lavandería más efectivos, así como prendas con telas de cuidado más fácil para ayudar con la tarea de lavado. Sin embargo, lavar la ropa todavía requiere tiempo para garantizar que todos en el hogar tengan ropa, toallas y sábanas limpias.

A continuación te damos unos trucos y consejos de organización sencillos para sobrevivir a un día de lavandería en casa:

Sigue la regla: objeto que toco, objeto que acomodo

¿Cuántas veces has agarrado un par de jeans o una camisa y te has preguntado si están limpios? La mayoría de nosotros tenemos la costumbre de probarnos algo, decidir no usarlo y aventarlo por ahí o colocarlo sobre un mueble de paso. O usamos una sudadera una vez y decidimos que tal vez podría usarse de nuevo y la dejamos en un lugar y luego olvidamos si está limpia o no.

Aplicar la regla de “objeto que toco, objeto que acomodo” te ayudará a organizar más rápido y efectivamente la pila de ropa sucia.

Cuando retires una prenda de un cajón o de un gancho del armario y decidas no usarla, devuélvela inmediatamente a su ubicación original. Además, si usas algo y crees que podrías volver a usarlo pronto, designa un lugar en tu armario o recámara para ese tipo de artículos. Por ejemplo, podrías tener un gancho y espacio específico para colgar jeans y chamarras que aún puedes volver a ponerte en los próximos días o semanas.

Revisa las prendas que usas y que puedes volver a ponerte una vez más. Te recomendamos separar al final de la semana aquella ropa ligeramente sucia y verificar dos veces si hay manchas o suciedad visible. De esta forma podrás determinar si realmente necesitan lavarse pronto.

Si después de quitarte la ropa observas suciedad y percibes mal olor (cigarro, carbón, sudor, comida) inmediatamente deposita la prenda correspondiente en la cesta de ropa sucia y no en e piso y otro lugar. ¡Ninguna prenda de vestir se levanta del piso o de una silla sola a menos que pase un huracán!

Si tienes el espacio, designa cestas de lavandería etiquetadas para cada tipo de ropa o haz una categorización por colores. Las cajas de plástico multiusos, ya sea transparentes o de colores también son útiles para usarse como recipientes de la ropa sucia y para su clasificación. Usarlas puede ayudar a que te organices mejor.

Consejos útiles al momento de lavar ropa en casa: Acronni

Compra ropa pensando en el lavado

Comprar sabiamente es un paso importante para facilitar el día de lavandería y reducir la cantidad de cargas de ropa. Tómate el tiempo para leer las etiquetas, estudiar la confección de las prendas y seleccionar telas que faciliten el lavado. Evita comprar moda rápida que por su material de fabricación se vaya a arruinar al lavar en máquina.

También es importante enseñar a todos los miembros de la familia que muchas prendas se pueden usar más de una vez entre lavados, especialmente si se sigue la regla anterior.

Divide las responsabilidades de lavandería

Tanto tú como tu familia se beneficiarán de saber cómo lavar correctamente la ropa. El mejor momento para comenzar a enseñar a cómo lavar su ropa es cuando los niños son pequeños y quieren hacer todo lo que los papás están haciendo. Un niño pequeño puede meter la ropa a la lavadora subiendose a un banco e incluso puede comenzar a clasificar la ropa por colores. Involucra a tus hijos en la organización de la lavandería. Además de aprender, te ayudarán a ahorrar tiempo.

Cuando un niño está en la escuela primaria, puede aprender a usar una lavadora y secadora. Para la secundaria ya podrían lavar por cuenta propia sin necesidad de ayuda de los padres.

En Acronni te sugerimos comenzar enseñándole a tus hijos la lavandería de artículos básicos como sábanas y toallas y continuar con artículos más desafiantes como telas delicadas y eliminación de manchas.

Todo adolescente debe saber cómo lavar la ropa, y es una habilidad que cualquier persona necesitará saber cuando se independice.

Consigue cestos para clasificar la ropa sucia de tu hogar en Acronni. Cada miembro de la familia puede tener el suyo ¡Hacemos envíos a toda la República Mexicana! CLIC AQUÍ

Día de lavandería en familia: Acronni

Establece lugares convenientes para las cestas

Todos queremos que todo en la vida sea más fácil, incluido un lugar conveniente para poner la ropa sucia. Es mucho más fácil completar una tarea si las herramientas están a mano. Como resultado, es más probable que se use apropiadamente las cestas de lavandería si se coloca en lugares donde se quita la ropa sucia. Esto incluye baños, armarios de dormitorios, vestíbulos y entradas.

Algunas reglas que puedes establecer para el uso de las cestas de ropa sucia son los siguientes:

 ●  Antes de depositar cualquier prenda, revisa que los bolsillos estén vacíos.

 ●  Cierra todas las cremalleras (pantalones, chamarras, etc).

 ●  Separa artículos, por ejemplo, no se permiten camisas dentro del cesto de los pantalones ni ropa interior dentro de la cesta de las toallas y sábanas.

 ●  Para facilitar el manejo de las manchas de ropa, enseña a cada persona a colocar una pinza para la ropa en el área manchada que necesitará atención adicional.

 ●  Al tener múltiples cestas, cada miembro de la familia puede ser responsable de llevar su cesto al cuarto de lavado lleno de ropa sucia y devolverlo al lugar apropiado lleno de ropa limpia.

Si tienes niños, especialmente preadolescentes y adolescentes, siempre parece haber una emergencia que requiere cierta prenda de vestir. Por ejemplo, uniforme sucio que se necesita limpio para el día siguiente o ropa de vestir de la oficina. Crea una canasta especial y colócala en una zona de emergencia visible en la lavandería. La regla para usar el cesto de ropa sucia de emergencia es que si al llevar una prenda ya hay al menos otras 6 a 8 prendas, te toca a ti meterlos a la lavadora en ese momento. Si no hay más prendas sucias que requieran lavarse con urgencia, se debe notificar al adulto que manejará la emergencia.

Instala un juego de ganchos. Cuelga algunas prendas chicas limpias para secarse (por ejemplo, calcetines y ropa interior). También puedes usar los ganchos para colgar productos de limpieza instalados en la puerta o en cualquier espacio desperdiciado en la pared para mantener la habitación ordenada.

Consigue contenedores o cestas de clasificación

Ya sea que elijas comprar varias cestas o contenedores de lavandería y agregar etiquetas o adquirir cestas de diferentes colores o tamaños para la clasificación, clasificar previamente la ropa en ropa blanca, de colores y oscura reducirá horas de tu rutina de lavado semanal.

Busca cestas o contenedores con asa y tapa. Los cestos de ropa sucia más grandes, por ejemplo, los de la ropa blanca o el uniforme y ropa de oficina pueden ir en la lavandería. Otros cestos más pequeños, por ejemplo, el de la ropa interior y toallas y sábanas sucias, pueden estar en la recámara de cada miembro de la familia.

La ventaja de tener cestos de ropa sucia grandes en el cuarto de la lavandería es útil para que cada persona pueda llevar su ropa sucia directamente y hacer la clasificación allí. El día que toque lavar ropa el proceso será más rápido, pues la ropa ya estará clasificada. No obstante, al momento de llenar la lavadora, no olvides asegurarte de que no se te vaya a ir una blusa negra con la carga de ropa blanca.

Considera la limpieza en seco 

Es esencial tener una cesta con la etiqueta "solo limpieza en seco". No hay nada peor que arrojar una prenda a la lavadora y arruinarla por error. Si tienes muchas necesidades de limpieza en seco o te gustan las camisas almidonadas, busca una tintorería que tenga un servicio de recogida y entrega a domicilio. También puedes buscar una tintorería que sea de fácil acceso en el camino al trabajo o en el camino de regreso a casa. Al establecer una rutina de lavandería, evitarás dañar la ropa, ahorrar tiempo y disminuir el estrés.

Mujer con ropa limpia doblada después de un día de lavandería: Acronni

Descarga una app de calendario

Hay aplicaciones para todo, así que usa una app que te recuerde cuándo finaliza el ciclo de la lavadora o secadora o cuándo debes retirar la ropa para lavar en seco.

Para una familia ocupada, una tabla de tareas puede ser la respuesta a una mejor rutina de lavado. Asigna días específicos de la semana para que cada niño cambie las sábanas, recoja las toallas y lleve su ropa al cuarto de lavandería.

Es mucho menos abrumador hacer una o dos cargas más pequeñas a la semana que enfrentarse a una montaña de ropa el fin de semana y una larga jornada de lavandería. Te sugerimos poner una carga a primera hora de la mañana y luego otra después del trabajo o durante el día.

Usa códigos de color

Además de considerar la clasificación por color en las cestas de ropa sucia, los códigos de color son útiles para que sea más fácil doblar y devolver la ropa limpia al lugar adecuado. Como resultado, asigna a cada miembro de la familia un color específico de toallas y sábanas. Este truco para lavar la ropa es particularmente útil cuando las camas son de diferentes tamaños y es difícil combinar las sábanas con la cama correcta.

Para las familias con varios niños, usar un marcador de ropa permanente para agregar un punto de color a las etiquetas de la ropa también es buena idea. Usa un punto para el niño mayor y dos para el segundo, etcétera. Este sistema funciona para optimizar el tiempo de lavandería y ayuda a que sea más práctico llevar la ropa limpia a los cajones correctos para su almacenamiento.

Un día de lavandería puede ser abrumador si dejas que la ropa sucia se acumule. Afortunadamente, en estos días existen mejores máquinas y productos de lavandería más efectivos, así como prendas con telas de cuidado más fácil para ayudar con la tarea de lavado. Sin embargo, lavar la ropa todavía requiere tiempo para garantizar que todos en el hogar tengan ropa, toallas y sábanas limpias.

A continuación te damos unos trucos y consejos de organización sencillos para sobrevivir a un día de lavandería en casa:

Sigue la regla: objeto que toco, objeto que acomodo

¿Cuántas veces has agarrado un par de jeans o una camisa y te has preguntado si están limpios? La mayoría de nosotros tenemos la costumbre de probarnos algo, decidir no usarlo y aventarlo por ahí o colocarlo sobre un mueble de paso. O usamos una sudadera una vez y decidimos que tal vez podría usarse de nuevo y la dejamos en un lugar y luego olvidamos si está limpia o no.

Aplicar la regla de “objeto que toco, objeto que acomodo” te ayudará a organizar más rápido y efectivamente la pila de ropa sucia.

Cuando retires una prenda de un cajón o de un gancho del armario y decidas no usarla, devuélvela inmediatamente a su ubicación original. Además, si usas algo y crees que podrías volver a usarlo pronto, designa un lugar en tu armario o recámara para ese tipo de artículos. Por ejemplo, podrías tener un gancho y espacio específico para colgar jeans y chamarras que aún puedes volver a ponerte en los próximos días o semanas.

Revisa las prendas que usas y que puedes volver a ponerte una vez más. Te recomendamos separar al final de la semana aquella ropa ligeramente sucia y verificar dos veces si hay manchas o suciedad visible. De esta forma podrás determinar si realmente necesitan lavarse pronto.

Si después de quitarte la ropa observas suciedad y percibes mal olor (cigarro, carbón, sudor, comida) inmediatamente deposita la prenda correspondiente en la cesta de ropa sucia y no en e piso y otro lugar. ¡Ninguna prenda de vestir se levanta del piso o de una silla sola a menos que pase un huracán!

Si tienes el espacio, designa cestas de lavandería etiquetadas para cada tipo de ropa o haz una categorización por colores. Las cajas de plástico multiusos, ya sea transparentes o de colores también son útiles para usarse como recipientes de la ropa sucia y para su clasificación. Usarlas puede ayudar a que te organices mejor.

Consejos útiles al momento de lavar ropa en casa: Acronni

Compra ropa pensando en el lavado

Comprar sabiamente es un paso importante para facilitar el día de lavandería y reducir la cantidad de cargas de ropa. Tómate el tiempo para leer las etiquetas, estudiar la confección de las prendas y seleccionar telas que faciliten el lavado. Evita comprar moda rápida que por su material de fabricación se vaya a arruinar al lavar en máquina.

También es importante enseñar a todos los miembros de la familia que muchas prendas se pueden usar más de una vez entre lavados, especialmente si se sigue la regla anterior.

Divide las responsabilidades de lavandería

Tanto tú como tu familia se beneficiarán de saber cómo lavar correctamente la ropa. El mejor momento para comenzar a enseñar a cómo lavar su ropa es cuando los niños son pequeños y quieren hacer todo lo que los papás están haciendo. Un niño pequeño puede meter la ropa a la lavadora subiendose a un banco e incluso puede comenzar a clasificar la ropa por colores. Involucra a tus hijos en la organización de la lavandería. Además de aprender, te ayudarán a ahorrar tiempo.

Cuando un niño está en la escuela primaria, puede aprender a usar una lavadora y secadora. Para la secundaria ya podrían lavar por cuenta propia sin necesidad de ayuda de los padres.

En Acronni te sugerimos comenzar enseñándole a tus hijos la lavandería de artículos básicos como sábanas y toallas y continuar con artículos más desafiantes como telas delicadas y eliminación de manchas.

Todo adolescente debe saber cómo lavar la ropa, y es una habilidad que cualquier persona necesitará saber cuando se independice.

Consigue cestos para clasificar la ropa sucia de tu hogar en Acronni. Cada miembro de la familia puede tener el suyo ¡Hacemos envíos a toda la República Mexicana! CLIC AQUÍ

Día de lavandería en familia: Acronni

Establece lugares convenientes para las cestas

Todos queremos que todo en la vida sea más fácil, incluido un lugar conveniente para poner la ropa sucia. Es mucho más fácil completar una tarea si las herramientas están a mano. Como resultado, es más probable que se use apropiadamente las cestas de lavandería si se coloca en lugares donde se quita la ropa sucia. Esto incluye baños, armarios de dormitorios, vestíbulos y entradas.

Algunas reglas que puedes establecer para el uso de las cestas de ropa sucia son los siguientes:

 ●  Antes de depositar cualquier prenda, revisa que los bolsillos estén vacíos.

 ●  Cierra todas las cremalleras (pantalones, chamarras, etc).

 ●  Separa artículos, por ejemplo, no se permiten camisas dentro del cesto de los pantalones ni ropa interior dentro de la cesta de las toallas y sábanas.

 ●  Para facilitar el manejo de las manchas de ropa, enseña a cada persona a colocar una pinza para la ropa en el área manchada que necesitará atención adicional.

 ●  Al tener múltiples cestas, cada miembro de la familia puede ser responsable de llevar su cesto al cuarto de lavado lleno de ropa sucia y devolverlo al lugar apropiado lleno de ropa limpia.

Si tienes niños, especialmente preadolescentes y adolescentes, siempre parece haber una emergencia que requiere cierta prenda de vestir. Por ejemplo, uniforme sucio que se necesita limpio para el día siguiente o ropa de vestir de la oficina. Crea una canasta especial y colócala en una zona de emergencia visible en la lavandería. La regla para usar el cesto de ropa sucia de emergencia es que si al llevar una prenda ya hay al menos otras 6 a 8 prendas, te toca a ti meterlos a la lavadora en ese momento. Si no hay más prendas sucias que requieran lavarse con urgencia, se debe notificar al adulto que manejará la emergencia.

Instala un juego de ganchos. Cuelga algunas prendas chicas limpias para secarse (por ejemplo, calcetines y ropa interior). También puedes usar los ganchos para colgar productos de limpieza instalados en la puerta o en cualquier espacio desperdiciado en la pared para mantener la habitación ordenada.

Consigue contenedores o cestas de clasificación

Ya sea que elijas comprar varias cestas o contenedores de lavandería y agregar etiquetas o adquirir cestas de diferentes colores o tamaños para la clasificación, clasificar previamente la ropa en ropa blanca, de colores y oscura reducirá horas de tu rutina de lavado semanal.

Busca cestas o contenedores con asa y tapa. Los cestos de ropa sucia más grandes, por ejemplo, los de la ropa blanca o el uniforme y ropa de oficina pueden ir en la lavandería. Otros cestos más pequeños, por ejemplo, el de la ropa interior y toallas y sábanas sucias, pueden estar en la recámara de cada miembro de la familia.

La ventaja de tener cestos de ropa sucia grandes en el cuarto de la lavandería es útil para que cada persona pueda llevar su ropa sucia directamente y hacer la clasificación allí. El día que toque lavar ropa el proceso será más rápido, pues la ropa ya estará clasificada. No obstante, al momento de llenar la lavadora, no olvides asegurarte de que no se te vaya a ir una blusa negra con la carga de ropa blanca.

Considera la limpieza en seco 

Es esencial tener una cesta con la etiqueta "solo limpieza en seco". No hay nada peor que arrojar una prenda a la lavadora y arruinarla por error. Si tienes muchas necesidades de limpieza en seco o te gustan las camisas almidonadas, busca una tintorería que tenga un servicio de recogida y entrega a domicilio. También puedes buscar una tintorería que sea de fácil acceso en el camino al trabajo o en el camino de regreso a casa. Al establecer una rutina de lavandería, evitarás dañar la ropa, ahorrar tiempo y disminuir el estrés.

Mujer con ropa limpia doblada después de un día de lavandería: Acronni

Descarga una app de calendario

Hay aplicaciones para todo, así que usa una app que te recuerde cuándo finaliza el ciclo de la lavadora o secadora o cuándo debes retirar la ropa para lavar en seco.

Para una familia ocupada, una tabla de tareas puede ser la respuesta a una mejor rutina de lavado. Asigna días específicos de la semana para que cada niño cambie las sábanas, recoja las toallas y lleve su ropa al cuarto de lavandería.

Es mucho menos abrumador hacer una o dos cargas más pequeñas a la semana que enfrentarse a una montaña de ropa el fin de semana y una larga jornada de lavandería. Te sugerimos poner una carga a primera hora de la mañana y luego otra después del trabajo o durante el día.

Usa códigos de color

Además de considerar la clasificación por color en las cestas de ropa sucia, los códigos de color son útiles para que sea más fácil doblar y devolver la ropa limpia al lugar adecuado. Como resultado, asigna a cada miembro de la familia un color específico de toallas y sábanas. Este truco para lavar la ropa es particularmente útil cuando las camas son de diferentes tamaños y es difícil combinar las sábanas con la cama correcta.

Para las familias con varios niños, usar un marcador de ropa permanente para agregar un punto de color a las etiquetas de la ropa también es buena idea. Usa un punto para el niño mayor y dos para el segundo, etcétera. Este sistema funciona para optimizar el tiempo de lavandería y ayuda a que sea más práctico llevar la ropa limpia a los cajones correctos para su almacenamiento.

#title#

#price#
×